depresion mantenimiento

En el post anterior, Cómo se origina una depresión?, estuvimos viendo cual es el inicio de una depresión: una pérdida de reforzadores genera un proceso de duelo o tristeza normal y en función de las capacidades de afrontamiento y los factores de vulnerabilidad de la persona, superará la tristeza y se adaptará al nuevo cambio o entrará en lo que comúnmente llamamos Depresión. Pero, siendo algo tan doloroso, dañino, tormentoso e intenso, ¿porqué no somos capaces de salir de ella?, ¿porqué nuestro estado emocional se ve tan alterado y durante tan largo periodo de tiempo? El culpable de este hecho es la trampa o el bucle de la depresión.

Lo que siente y piensa una persona deprimida.

El primer paso es entender como se encuentra una persona que sufre este desagradable trastorno. La persona depresiva, tras sufrir una pérdida de reforzadores o cambio vital, sufre un gran dolor que se manifiesta en sus pensamientos y emociones. Este impacto psicológico depende, en gran medida de la vulnerabilidad e interpretación subjetiva en cada caso. Por ello, podremos encontrar diferentes manifestaciones de un mismo trastorno, aunque todas ellas comparten similitudes. Los pensamientos se vuelven oscuros, negativos y tremendamente pesimistas, acerca de uno mismo, de los demás o el mundo, y del futuro. Aparecen sensaciones físicas y emocionales desagradables como la apatía, las ganas de llorar, problemas de sueño o de alimentación…

Lo que hace una persona con depresión.

Muy bien pues, en esa situación tan desagradable, ¿se imaginan saliendo todas las tardes a pasear al parque, yendo a tomar una copa, saliendo con amigos, haciendo deporte…? Seguramente la respuesta sea un rotundo no. Estarán de acuerdo conmigo en que la inercia en esos casos nos llevaría a quedarnos en casa, reducir al máximo nuestras salidas o situaciones sociales, llevar ropa cómoda o dejar de arreglarnos. Exactamente lo que sucede es que se reducen las actividades, en primer lugar las voluntarias (salidas sociales, deporte, hobbies…) y en segundo lugar las obligatorias (higiene, alimentación, trabajo…).

El bucle de la depresión.

Hasta aquí seguramente no hayamos aportado nueva e interesante información, cualquiera puede observar estos hechos. Pero es justo en este momento cuando la depresión se aferra, se entrelaza y se enreda más si cabe a la persona. Vimos que el inicio de la depresión tenía como causa general la pérdida de reforzadores, en ese caso, ¿cómo calificaríamos lo que está ocurriendo en este punto del proceso?, ¿cómo llamaríamos a esa reducción de actividades? Sin un tratamiento de la depresión, ni más ni menos que como nueva pérdida de reforzadores, es decir, a la pérdida inicial se suma la que ha generado la depresión en sí misma y así es como la depresión se retroalimenta, generando un bucle muy difícil y duro de romper. Si la balanza entre lo positivo y lo negativo ya estaba demasiado desequilibrada, con esta nueva suma, todavía se desequilibra más.

Veamos un ejemplo claro: Laura, de 33 años, perdió a su madre hace dos años. Estaban muy unidas y le está costando muchísimo superar el duelo. Lleva de baja unos meses, no trabaja, no suele salir, no se arregla y no recibe muchas visitas. Sus relaciones se limitan a su marido que la cuida y a su hermana que está francamente preocupada por ella. Imaginemos que la llama una amiga para tomar un café y verse un rato, sus pensamientos en ese memento son del tipo: “Ahora tendré que salir de casa, no me apetece nada vestirme y encima lo notará, seguro que le doy pena y puede que no vuelva a llamarme”, esto le genera sentimientos de tristeza y cierta ansiedad, en consonancia contesta “Muchas gracias, pero hoy tengo cosas que hacer y no podré, igual otro día”. Su ansiedad se reduce, pero automáticamente le aparecen pensamientos del tipo: “no valgo para nada, ni siquiera para salir a tomar un café, me quedaré sin amigas”, y esto la hunde todavía más, por lo tanto, la próxima vez tendrá todavía menos ganas de salir. La balanza de Laura está demasiado inclinada hacia el lado negativo y esto le hace sufrir el bucle cada día un poco más.

Una vez entendido todo este proceso, ¿cuáles creen que serán los pasos que debería seguir Laura para poder empezar a salir de ese bucle tan doloroso? Parece una respuesta sencilla, ¿no? Lo veremos más adelante.

(5/5) de 1 votos de usuarios.