trastorno adaptativo que es

El Trastorno Adaptativo, qué es?

Seguro que el lector inexperto ha escuchado hablar de las depresiones, los trastornos de ansiedad, las fobias o el trastorno por déficit de atención. Ahora bien, ¿han oído hablar del Trastorno Adaptativo? Lo más probable es que no. Pero llama la atención que se le haya decicado tan poca “prensa” cuando, alrededor del 20% de los diagnósticos clínicos psicológicos se engloban dentro de este trastorno. Esto nos indica que un porcentaje muy importande de la población, lo está sufriendo o lo ha sufrido en algún momento de sus vidas. Es por esto que queremos dedicar hoy un espacio a esta problemática. En no pocas ocasiones, una persona con un trastorno adaptativo tendrá que acudir a la consulta de un psicólogo, para encontrar un abordaje adecuado del mismo.

¿Qué es el Trastorno Adaptativo?

Pero, ¿en qué consiste este trastorno? Básicamente se trata de una mala adaptación a una nueva situación que a priori no tendría por qué suponer un estresante a largo plazo, vivida con un malestar significativo. La persona se ve desbordada, superada por un nuevo reto al que enfrentarse. Una paciente lo describía así: “me sentía como si me hubieran dado un caramelo y de golpe me lo hubieran quitado, sin llegar a disfrutarlo”.

Aun es más llamativa la falta de información cuando, dadas las características de este trastorno, existen un sinfín de situaciones personales o cambios psicosociales que podrían desencadenar sus síntomas. Emigrar de país, una perdida de empleo, una ruptura de pareja, la separación de los padres, la emancipación de un hijo…

Diagnóstico del Trastorno Adaptativo.

El T.A. ocupa un lugar de honor en el DSM, ya que se encuentra tipificado dentro una categoría individual. Según el DSM-V consiste en el desarrollo de síntomas emocionales o conductuales en respuesta a un estresor(es) ocurrido en los 3 meses posteriores al comienzo del mismo. Estos síntomas deben resultar un malestar intenso desproporcionado a la gravedad o intensidad del factor de estrés, teniendo en cuenta el contexto externo y los factores culturales que podrían influir en la gravedad y la presentación de los síntomas. Los síntomas se engloban en estas categorías:

  • T.A. con estado de ánimo depresivo: entristecimiento, baja autoestima, aflicción, desesperanza, llanto, sueño alterado,…
  • T.A. con ansiedad: nerviosismo, temor, mayores preocupaciones, taquicardias,…
  • T.A. con mixto ansioso depresivo.
  • T.A. con trastorno de comportamiento. Los síntomas se desarrollarían hacia la violación de normas y los derechos de los demás (destrucción de la propiedad, peleas, faltar al trabajo o escuela, conducir con temeridad,… )
  • T.A. con alteración mixta de las emociones y el comportamiento.

Por tanto, esté atento en los grandes cambios de su vida y en los de aquellos que le rodean, preste atención a la posible aparición de algunos de estos síntomas y busque ayuda en caso de posibles apariciones del T. A.

Valoración:
( 5/5) de 4 Votos