ideas irracionales sufrir

¿Cuántas veces durante un solo día podemos percibir emociones desagradables, sentimientos negativos que nos general malestar, en mayor o en menor medida? ¿En cuántas situaciones nos hemos enfadado, hemos sentido vergüenza, rabia, frustración, desespero y un sinfín de sensaciones que, de ahorrárnoslas, seríamos más felices? No necesariamente estamos hablando de aquellas emociones más perturbadoras que se engloban dentro de un trastorno que pudiera necesitar de psícologos y envuelven al que las sufre en ellas. También podría tratarse de las sensaciones del día a día, las que pasado mañana hemos borrado o no, las que nos han dejado huella o no, las que al fin y al cabo determinan si hemos tenido un precioso día o no.

Interpreto, luego siento” Emociones y pensamientos negativos que nos hacen sufrir.

Ahora bien, ante una situación específica, ¿qué es lo que verdaderamente determina que afloren esas emociones psicológicas negativas? ¿Cuál es la diferencia entre vivir un resbalón como un desagradable momento de vergüenza y vivirlo con humor, como una anécdota para contar? Fundamentalmente entre un situación (A) y una emoción sentida (C), aquello que media es nuestro pensamiento (B). Por tanto, podemos afirmar que no son los hechos los que nos generan los diferentes estados emocionales, sino, nuestra manera de interpretarlos. No podemos controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor y, directamente, no podemos controlar cuales son las emociones que nos invaden; ahora bien, lo que si que podemos, y debemos, es controlar nuestro pensamiento.

El origen de gran parte del sufrimiento humano: Las Ideas irracionales

El pensamiento surge como producto de las creencias, los sistemas de valores, las experiencias, los aprendizajes,… de cada individuo. Son estas vivencias las que determinan el camino que escogeremos al pensar. Las representaciones mentales que creamos nos resultan de gran ayuda para darle sentido a lo que nos rodea, pero a veces se basan en creencias o ideas irracionales que son las causantes de que se reproduzcan las emociones negativas, ideas que llevamos como una losa cargando en nuestra mochila.

Ejemplos de las 10 ideas irracionales básicas:

  1. Necesidad de aprobación: Agradar a los demás, me hace feliz. No se trata de disfrutar de un alago, sino de necesitar que cada uno de nuestras acciones sean aceptadas. Piensa, vístete y actúa diferente a lo que se espera de ti, si es lo que deseas, simplemente se tú mismo.
  2. Perfeccionismo: Si algo no es perfecto no esta bien. Verdaderamente las mejores cosas de la vida suceden de manera atropellada, imperfecta y maravillosamente alborotada. Ser perfectamente imperfecto es extraordinario.
  3. Falacia de justicia: La vida te pondrá en tu lugar. ¿Si? ¿Seguro? Aceptémoslo, la verdad es que no, la verdad es que muchos delitos quedan impunes y muchas personas sufren sin razón. No podemos perder nuestro valioso tiempo y estado de ánimo en pensar en ello, solo haremos eso, perder el tiempo. Lucha por tus derechos y asume tus responsabilidades, nadie más que tú tiene ese deber.
  4. Baja tolerancia a la frustración: Perder es de fracasados. Y, así, cuando perdemos, nos hundimos en un profundo pozo. Solo se puede perder si algo se ha intentado y solamente podremos aprender a mejorar cuando cometemos errores. Pierde y falla, pero levántate y aprende, ese es el verdadero éxito.
  5. Locus de control externo: No soy feliz porque no tengo suerte. Se trata de poner en manos ajenas, las consecuencias que se suceden en tu día a día. Solo tú eres el que maneja los hilos de tu vida, coge las riendas.
  6. Miedo a lo desconocido: No saber que puede pasar, la incertidumbre, me perturba. Salir de nuestra zona de confort puede asustarnos. Pero, el miedo simplemente nos paraliza, la realidad es que no nos ayuda a desarrollar acciones efectivas o a disfrutar de nuevas experiencias. Excepto si existe una amenaza real, si ves un león corre.
  7. Evitación de problemas: Vamos a dejarlo estar, el tiempo todo lo cura. Cuando dejamos de solucionar nuestros problemas, sencillamente siguen ahí, pero los aparcamos. Dejarlos de lado no significa resolverlos, simplemente aplazarlos.
  8. Necesidad de apoyo: Yo sola/o no puedo con esto. Pensar que eres incapaz de realizar una tarea, hará que esto se convierta en una realidad. Pero la capacidad de adaptación, de superación y de motivación es inherente al ser humano. Pruébate, supérate y hazte cargo de ti mismo/a.
  9. Determinismo. Es igual que su padre un tozudo y no hay nada que hacer. Todo lo que ocurre esta escrito y no puedo hacer nada para cambiarlo. La plasticidad de nuestra personalidad y la capacidad de tomar decisiones son tan flexibles que cambiando nuestro pensamiento podremos moldearlas hasta límites insospechados.
  10. Felicidad por el ocio indefinido. Que feliz sería estando todo el día a la bartola. Se trata de pensar que la felicidad se encuentra estando todo el día sin hacer nada y que somos desdichados por tener que trabajar. Esto nos creará sentimientos de injusticia, que no nos llevan a ninguna parte.

Hasta qué punto tus ideas irracionales toman el control de tu pensamiento, busquemos la manera de transformar esa energía.

Decide pensar de una manera adaptativa, sana y que te haga feliz. Sé consciente de hasta qué punto tus ideas irracionales toman el control de tu pensamiento y busca la manera de transformar esa energía.

(5/5) de 1 votos de usuarios.