tdah en adultos

Qué es el TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

El TDAH es un trastorno neurobiológico crónico. Según el CIE 10 es contemplado como un Trastorno hipercinético y de comienzo habitual en infancia y en la adolescencia s6584oa. En el DSM-IV-TR es presentado como TDAH.
El TDAH es sintomáticamente evolutivo y pudiendo tener una probable transmisión genética. La probabilidad en edad infantil de padecer este trastorno se sitúa entre un 5 y un 10% de la población, prevalece de media en edad adulta aproximadamente en un 50% de los casos y se asocia con una influencia negativa en la calidad de vida, relaciones sociales y laborales.

Cuándo comienza a diagnosticarse el TDAH

El TDAH se comienza a denominar como tal en la década de los 70 de la mano de la psicóloga Virginia Douglas a raíz de cuando los aspectos cognitivos adquieren relevancia frente a la hiperactividad. Los primeros apuntes históricos sobre el TDAH los encontramos escritos en 1798, de la mano de Alexander Crichton, citaba las características del TDAH como “Mental Restlessness” (Agitación o Inquietud Mental)
Debido a que no hace tantos años que se efectúa el diagnóstico del TDAH es frecuente que muchos adultos no estén diagnosticados.
Diagnóstico en función de perfiles y edad
3 perfiles principales y diferenciados para diagnosticar el TDAH en personas adultas:

  1. Adulto en tratamiento desde su infancia, el trastorno persiste al llegar a la edad adulta.
  2. Adulto o joven no diagnosticado de pequeño.
  3. Adultos o pacientes que se derivan desde centros especializados en drogodependencias sites.

Descartando en el diagnóstico del TDAH factores que puedan producir síntomas parecidos tales como: relaciones y factores sociales, problemas neurológicos, adicciones o problemas de inteligencia o de aprendizaje, es vital que el profesional psicólogo/a esté formado adecuadamente y tenga el bagaje y experiencia en tratar y diagnosticar el trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

Síntomas del TDAH en adultos

Puede tener asociados estos síntomas tanto en niños como en adultos:

  • Irritabilidad.
  • Autoestima baja.
  • Búsqueda de experimentación y obtener nuevas sensaciones.
  • Emociones inestables.
  • Necesidad de aprobación externa.

Clasificación de los síntomas:
Se caracterizan por tener los pacientes patrones persistentes de inatención, hiperactividad e impulsividad.

  • Falta de concentración y atención.
  • Errores derivados en tareas propiciadas por inatención y desconcentración frecuente.
  • Despistes frecuentes y pérdida de objetos frecuentemente.
  • Dificultad para mantener la atención fijada en una tarea concreta.

Impulsividad

  • Hablar e interrumpir frecuentemente.
  • Responder a preguntas aún no formuladas.
  • Dificultad para esperar el turno.
  • Hablar permanentemente.
  • Entrometerse en conversaciones externas.

Inquietud psicomotora e hiperactividad.

  • Extremidades inquietas con sensación de motor interior.
  • Dificultad para estar sentado.
  • Movimientos frecuentes en piernas, pies y brazos y manos.
(5/5) de 1 votos de usuarios.